Leyendas cortas mexicanas de terror El escalador

29 September, 2016

Leyendas cortas mexicanas de terror El escalador

En México en los últimos años el alpinismo y los deportes extremos han tenido una gran acogida por parte de los jóvenes.

Ni más ni menos ese fue el caso de Alan, un muchacho al que no le gustaba utilizar cuerdas de protección pues decía que de ese modo no sentía la misma adrenalina que al sujetarse a las rocas con sólo sus manos.

Sus padres le pedían que tomara precauciones, pues no querían perder a otro hijo (Ustedes no están para saberlo, pero el hermano mayor de Alan había sido asesinado en un ajuste de cuentas).

Cada vez que escalaba una montaña, el joven se paraba en la cima y se tomaba una foto con su celular, como desafiando a la muerte.

Transcurrieron los meses y los retos se fueron acabando, hasta que un día explorando la selva del sureste, Alan dio con un cerro poco conocido. El terreno era muy escarpado. Es decir, el alpinista para llegar a la cima tenían que ser muy diestro, dada la inclinación de la montaña.

Se preparó y comenzó a subir. En menos de 70 minutos ya llevaba recorrido más del 60% del camino. No obstante, en eso escuchó los lamentos de una mujer. Giró la cabeza y vio que en el mismo nivel de altura en donde él se encontraba, una linda joven había quedado atrapada por una roca.

– No te preocupes. Ahora mismo voy en tu auxilio.

Alan avanzó en horizontal y en el justo instante en el que llegó a lado de la mujer, esta se transformó en una calavera horripilante, lo que provocó que el joven se soltara debido al terrible sobresalto.

El muchacho fue cayendo cuesta abajo rompiéndose cada uno de sus huesos. Cuando llegó hasta abajo, su cuerpo era irreconocible y todos sus órganos estaban esparcidos por el suelo.

Esperemos que te haya gustado esta historia, recuerda que es parte de la colección de leyendas cortas mexicanas de terror que sólo podrás encontrar aquí.

#Recursos infantiles